fbpx

Category

Alfas

Alfas, Alfitas

5 maneras de enseñar a tu Alfita a prevenir posibles abusos.

Seguramente en este clan hay muchos Alfas que han tenido esta preocupación.

Con el crecimiento, nuestros retoños pueden estar más expuestos a convivir con otras personas que no son los de su propia manada (papá, mamá y hermanos), ya sea porque se quedan al cuidado de personas externas a la familia o porque tienen que pasar más tiempo en otras actividades como la escuela, cursos, talleres o cualquier otra circunstancia en la que no podemos estar presentes.

Sabemos que afuera de nuestra cueva hay depredadores que pueden significar una amenaza para los alfitas; gente que puede llegar a realizar tocamientos indebidos o incluso abusar sexualmente de ellos.

Sin embargo, nosotros como padres podemos cimentar desde casa algunos hábitos y enseñanzas que le serán de mucha ayuda para prever cualquier escenario como los que antes planteamos, pero sobre todo para que los alfitas aprendan a cuidar y respetar las partes íntimas de su cuerpo, así como para que no normalicen conductas que los pueden poner en peligro.

Expertos de healtychildren.org y otros Alfas del clan recomiendan que los siguientes puntos se practiquen con alfitas desde los 2 años en adelante:

1.- No los obligues a dar besos o abrazos. Si tu alfita en algún momento no quiere saludar de esta manera a algún familiar o conocido, no lo fuerces. No es que sea “mal educado”. Respeta su decisión y recuerda que, muchas ocasiones, las agresiones sexuales provienen de miembros de la familia y personas cercanas. Basta con que salude de lejos con un “hola”.

2.- Enséñale su derecho a la intimidad. Desde saber identificar sus genitales y nombrarlos por su nombre, hasta no permitir que nadie toque sus partes íntimas, existen otras acciones sencillas que ayudan a que entiendan que tienen derecho a tener intimidad y pudor. Por ejemplo, no le cambies la ropa o pañal frente a más personas, aunque sean la abuela o los tíos.

3.- El semáforo corporal. Como si fuera un juego, practica con tu alfita qué partes son una zona verde o roja, entendiendo que las verdes son partes públicas y las rojas partes privadas, respectivamente. Enfatiza con ellos que no solo es un peligro que alguien los toque, los rozamientos y miradas lascivas también son una señal de alarma.

4.- Aprovecha los momentos. Alfa, no desperdicies las oportunidades para hablar con ellos de estos temas. Por ejemplo, platica con ellos en la hora del baño, al llevarlos a la cama o cuando estén por enfrentarse a situaciones nuevas, como un nuevo ciclo escolar o la salida a una excursión.

5.- Abusado con lo que ven en la TV, Internet o en casa. Recuerda que los alfitas son como esponjitas y tienden a imitar lo que ven tanto en la televisión, en internet o hasta en casa. Explícales que muchos comportamientos de adultos se pueden hacer hasta cierta edad y en lugares adecuados.

También sé muy cuidadoso en cómo tú muestras afecto a su mamá. Lo recomendable es que mejor vean muestras de cariño respetuosas, tiernas y amorosas; deja las “nalgadas picaronas” para un momento en el que los alfitas no estén.

De esta manera ellos cuidarán su cuerpo y no normalizarán comportamientos que tengan una connotación sexual; genera confianza con ellos por si en algún momento se enfrentan a una situación incómoda.

Por último: escucha e intenta comprender todo lo que dicen, a veces ellos, de una forma quizá escondida o entrelíneas, pueden informarte sobre situaciones de las que hay que estar muy pendientes.

Red flags para identificar la depresión
Alfas, Bienestar

5 “Red Flags” para identificar la depresión

 

¡Compadres! Como Alfas estamos de acuerdo que queremos lo mejor para nuestros Alfitas: proveerles educación, seguridad, comida, un techo y sobre todo mucho amor.

Sin embargo, muchos de nosotros sabemos que en ocasiones hay días grises.

A veces nos sentimos bajoneados y, hasta cierto punto, está bien pasar por esos “terrenos”; sin embargo, si esta situación es constante tenemos que estar muy alertas pues podrían ser “red flags de padecer depresión, misma que lejos de repercutir en nuestros retoños (que sí puede suceder), afecta nuestra salud.

Recuerden que, si uno como Alfa está bien en todos los aspectos, nuestra familia y la gente que amamos también podrán desarrollarse de la mejor manera.

¿Pero a ver, cómo podemos identificar la depresión?

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos es normal que muchos Alfas experimenten por algunos días sentimientos de tristeza, irritabilidad o que manifiesten problemas para conciliar el sueño; sin embargo, si estos prevalecen por más de dos semanas, se podría tratar de un trastorno depresivo mayor o grave.

Para muchos de los Alfas del clan el tema de la depresión aún puede ser una circunstancia minúscula e insignificante, pero justo por eso se vuelve un problema, porque muchas veces no tenemos la disposición de hablar de ello y asumimos que es algo que a uno como “Alfa pelo en pecho, lomo plateado” no debería sucedernos.

Reconocer que tenemos algunos síntomas de depresión podría mostrar signos de debilidad y no quisiéramos dar esa imagen a nuestra manada.

Los Alfas con depresión pueden tener estas características:

  • Ocultan sus emociones
  • Pueden parecer enojados, irritables o agresivos
  • Se sienten muy cansados
  • Pierden el interés en el trabajo, la familia o en sus pasatiempos
  • Pueden tener más dificultad para dormir
  • Recurren al alcohol o drogas
  • Tienen problemas con la libido y el deseo sexual
  • Comen demasiado
  • Se sienten “al borde del abismo”
  • Utilizan un lenguaje fatalista o pesimista, e incluso piensan en el suicidio

Esas son algunas, sin embargo, a veces los síntomas se pueden disfrazar de problemas de salud física, como:

  • Un latido cardíaco acelerado
  • Presión en el pecho
  • Dolor de cabeza
  • Problemas digestivos

Es importante que sepas que no se tienen que presentar todos esos síntomas para poder identificar un posible cuadro de depresión; pueden ser solo algunos y deben permanecer de manera constante varias semanas.

Si ese es tu caso, busca a un profesional de la salud mental para una evaluación.

En México existe un teléfono que puede ayudarnos ante este tipo de situaciones o emergencias, es el “Número de la vida” y puedes llamar al teléfono 800 911 2000.

Seguir leyendo