Cómo ayudar a tu Alfita a dar sus primeros pasos

En la vida de los bebés todo acontecimiento es motivo de festejo para los papás y para toda la familia: la primera sonrisa, las primeras palabras, la primera papilla, sin embargo, existe uno que marca significativamente la percepción de los pequeños: ¡Los primeros pasos!

Todo papá y mamá estamos ansiosos para ver al pequeño dejar de gatear para comenzar a andar solito, sin embargo, necesitamos entender que cada niño tiene su tiempo de madurez y no vale ni aquí ni en ningún otro proceso del bebé, la comparación con otros pequeños. 

Generalmente a partir de los diez meses nuestros bebés comienzan a dar sus primeros pasos, o al menos a intentarlo con ayuda de los papás, y alrededor de los 12 y 18 meses a caminar solitos. 

Ese marco importante en el desarrollo del bebé necesita orientación, cariño y mucho apoyo principalmente por parte de los papás. Y como la independencia no siempre es algo fácil de alcanzar, muchas veces las caídas son inevitables.

Escucharán muchos consejos en esta etapa, sin embargo, quiero compartir con ustedes algunos puntos que nos ayudaron para la marcha de nuestra pequeña.

1. Quédate a una distancia de dos a tres metros y llama al bebé por su nombre en tu dirección. Las tentativas de llegar hasta ti irá incentivando cada vez más al pequeño a caminar.

2. Vale la pena colocar juguetes un poco alejados de él y pedir que llegue hasta ellos.

3. Coloca al bebé de pie a la orilla de algún mueble o de la pared, él se pondrá de pie solito y le ayudará al equilibrio.

4. Papás siempre atentos, pues las esquinas de los muebles, los tapetes y pisos resbalosos pueden ser verdaderos enemigos.

5. Es necesario mantener cuidado con las caídas del bebé, pero siempre dale su espacio para que no inhibas su avance.

6. Cuando perciban que su hijo está dando los primeros pasos, no demuestren desesperación o miedo de que pueda caerse, pues seguro van a asustarlo. Lo ideal, o lo que nos funcionó a nosotros, es transmitir tranquilidad y confianza al bebé.

Una recomendación más:

En la guardería a la cual asiste nuestra hija nos aconsejaron una especie de calzado tipo botita para comenzar con los primeros pasos. 

No queríamos creer que un tipo de calzado pudiera facilitar la marcha en los bebés, sin embargo, la seguridad que ganó nuestra hija al usarlos fue asombrosa. 

Recomendamos ampliamente el uso de calzado con su suela flexible y antiderrapante ya que ayuda a que los niños apoyen los pies de manera firme ganando la confianza que necesitan para caminar solitos.

Miguel Rebolledo