El juego como una herramienta poderosa de aprendizaje

¿Qué me dirías si te contara que el juego es la herramienta más poderosa para que le pongas turbo al aprendizaje de tu cría? 

A continuación, sabrás como esto es posible, pero también conocerás cómo potenciar este aprendizaje. 

¿Cuáles son los beneficios de que las crías jueguen?

  • Adquieren experiencias sobre sí mismos y sobre el mundo que les rodea. Por ejemplo, cuando le haces “caballito”, tu retoño puede saber qué sonidos hace un caballo real, su forma de caminar o incluso su forma de comportarse. 
  • Mediante el juego ensayan roles y formas de actuar de los adultos. 
  • El juego contribuye a estrechar vínculos afectivos. 
  • Jugar contribuye al desarrollo psicomotriz, cognitivo, social y afectivo de tu cría. Así que ni modo, a ser “caballito” de nuevo.

Los primeros años, el juego y su aprendizaje

Según un documento del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF por sus siglas en inglés, el periodo más importante del desarrollo humano es el que comprende desde el nacimiento hasta los primeros 8 años. 

Aquí lo detallo por edad, para que sepas en qué fase se encuentra tu retoño:

  • Desde su nacimiento hasta los 2 años: con los juegos de estimulación temprana, el cerebro de tu Alfita forma conexiones neuronales a un ritmo de 1000 por segundo.
  • De lo 3 a los 5 años: en su etapa preescolar, el desarrollo de sus competencias lingüísticas, socioemocionales y cognitivas va la velocidad de la luz, sobre todo cuando le lees, le cantas o juegas con él o ella.
  • De los 6 a los 8 años: aquí el juego puede fortalecer su motivación como los resultados de su aprendizaje.

¿A poco mi Alfita puede aprender durante el juego?

Claro compa, jugando, los niños aprenden a:

  • Establecer un plan y seguirlo (“Quiero dibujar a mi familia. ¿A quién pondré primero?”).
  • Aprenden a través del ensayo y error usando la imaginación y las competencias de resolución de problemas (“Mi torre de cubos se cayó. Quizá mi papá me ayude a construirla de nuevo”).
  • Pueden aplicar conceptos de cantidad, ciencia y movimiento de la vida real (“A mi rompecabezas le faltan piezas. ¿Cuáles podrían encajar?”).
  • Razonar de una manera lógica y analítica manipulando objetos (“En este rompecabezas faltan algunas piezas. ¿Cuáles podrían encajar”)
  • Comunicarse con los compañeros de clase y dirimir las diferencias de opinión (“Yo quiero ser la madre. ¿Puedes ser tú el bebé? ¿O prefieres ser la abuela?”).
  • Obtener satisfacción de los propios logros (“¡Lo hemos hecho juntos!”).
  • Desarrollar la creatividad y explorar la estética y la destreza artística (“Me pregunto qué ocurrirá si mezclo estos colores”).

¿Cómo le puedo poner turbo al aprendizaje de mi criatura?

Con estas recomendaciones compa:

  • Léele y cántale, con ello irá aprendiendo las palabras y su uso. 
  • Descarga a tu celular apps como la de Discovery Kids Plus, que con su sección de juegos y actividades, te ayudará a ponerle turbo al aprendizaje de tu cría. Puedes descargar la app de forma gratuita aquí: https://bit.ly/2Y3m5BH
  • Participa en sus juegos: si te dice que eres Derek y el T-Rex, ¡a darle! Si te dice que ella es Peppa pig y tu, Papá Pig, ¡a darle también!
  • Presenta los aprendizajes como un juego, no como una obligación. 
  • Permite y fomenta que exploren diferentes posibilidades con los juegos, no se los des todo cerrado y programado.

Como puedes ver, el juego es la herramienta más poderosa para el aprendizaje y lo mejor es que puedes usarlo para que tu Alfita le meta velocidad, al desarrollo de sus habilidades.

Así que ya sabes, la próxima vez que tu hijo te pida que le hagas “caballito”, tú pídele que imite el sonido del animal o que te diga cuántas patas tiene uno. Y no dejes de decirle nunca lo mucho que le amas. 

Fuentes:

  • El valor como herramienta de aprendizaje, de Educapeques.com.
  • Aprendizaje a través del juego, de UNICEF.
  • La importancia del juego en el aprendizaje del niño, de Red Cenit.