fbpx

Tag

Paternidad

Ingreso extra
Alfas

5 ideas de negocio para ganar una lanita extra.

La vida cada día es más cara y cuando hay críos de por medio nos preocupamos un poco más. Ya sea que tengas un trabajo fijo o no, hemos recopilado algunas ideas para que emprendas y tengas un negocio en tus tiempos libres.

1. Sácale provecho a tus conocimientos. Si te rifas en matemáticas, puedes dar clases de ello, si eres bueno en ortografía ¿por qué no haces revisión de tesis y trabajos escolares? Incluso puedes dar asesorías de un tema en el que eres bueno y cobrar por ello. Piensa en grande y construye un negocio de ello, usa plataformas para dar asesorías a distancia ¿quién dice que no se puede? 

2. Tu auto o moto, tu mejor aliado. Hoy en día los pedidos a domicilio y encargos están en crecimiento, ya sea que optes por ser repartidor en una app o hacerlo por tu cuenta, asegúrate de ser cuidadoso con los paquetes que entregues, recuerda que es tu carta de presentación para que más personas te contraten. Lo mejor de este negocio es que se adapta a tus tiempos. 

3. Haz uso de tus habilidades culinarias. Si la cocina es lo tuyo y tienes un platillo estrella puedes optar por venderlo, pero ¿cómo? Puedes unirte a grupos de Facebook de tu colonia y promocionarlo ahí, no te olvides de poner precio, tiempos y puntos de entrega. Incluso puedes llevar a cabo este negocio sólo los fines de semana si es que tu trabajo entre semana es muy demandante. 

4. Compra y renta un brincolín o juegos para fiestas infantiles. Los papás de otros alfitas seguro confiarán en ti al ofrecer tus servicios. Piensa que es un negocio donde hay una inversión inicial que puede durar mucho tiempo, sobre todo si cuidas todo lo que rentas. 

5. Conviértete en asistente virtual. Actualmente muchas personas viven con estrés, tienen agendas muy ajustadas y buscan alternativas para organizarte, tú puedes ser un auxiliar para ellas. Si te consideras organizado puedes llevar la agenda de alguien más.  Recuerda establecer un límite de personas a las que brindarás este servicio para que no te veas en aprietos con tu propio tiempo y el de los demás. 

Estas son sólo algunas ideas para emprender un negocio, ¿quién dice que no puede convertirse en tu fuente principal de ingresos? Piensa en grande, compa y pon manos a la obra. 

Viviendo con los suegros
Alfas, Clan

Vivo con mis suegros y ya no los aguanto, ¿Cómo le hago?

Algunos miembros de este clan han externado que la llevan relax con sus suegros, pero en contraste, otros comparten que el trato con los padres de su pareja suele ser complicado, al punto de no poder tener una relación cordial o respetuosa.

Ya sea que estén lejos o que estén con nosotros bajo el mismo techo, los suegros juegan un papel muy importante en nuestra familia y con quienes debemos procurar tener lazos sanos.

Un par de datos duros: de acuerdo con el Consejo Nacional de la Población (Conapo), en México los hogares familiares comprenden el 88.1% del total de los que hay en el país; de ellos el 27.9% son ampliados, que significa que son familias que se componen, además de papá y mamá, por otros miembros, como los suegros.

Desde otra perspectiva, el Inegi, en el último censo de vivienda (2020), informó que en el país, de cada 100 hogares, 28 cuentan con la presencia de los suegros.

Broma, pero si quieres no es broma: ¡Ya no aguanto a mis suegros! ¿Cómo le hago? 

Más allá de los datos estadísticos, en la práctica ¿Cómo podemos tener una buena relación con los suegros? ¿Qué hago si viven en mi casa, o yo vivo en la de ellos y ya no los aguanto?

Todas esas preguntas son válidas, compadres. Al final, todo se trata de un proceso de adaptación y de un “estira y afloje” en el que tenemos que tener en cuenta varios factores como la comunicación, establecer límites, el respeto y analizar qué tan nocivo puede ser mantener una mala relación con ellos, no solo para nosotros, sino para nuestra pareja y nuestros alfitas.

La relación con nuestra nueva familia política suele ser delicada por cuestiones de celos, intromisiones, desacuerdos, toma de decisiones que no nos parecen (y más cuando se trata de la crianza de nuestros retoños, dinero, creencias religiosas u otras prácticas) y un largo etcétera, por ello te compartimos unos consejos que puedes aplicar para lidiar con esas circunstancias.

¿Cómo llevarse bien con los suegros? 

Consultando textos y trabajos de reconocidas escritoras, sociólogas y psicólogas como la estadounidense Yvonne K. Fullbrigth y Alicia López de Fez, del centro valenciano de Psicología López de Fez, encontramos estas recomendaciones para tener una buena relación con tus suegros.

1.- Desde un principio deja clara tu postura sobre ciertos temas que creas que podrían causar discusiones; no permitas que tras una fricción las cosas se queden así, pues podría ir escalando cada vez.

2.- Que tus intereses principales sean el bienestar de tu pareja e hijos. Un verdadero Alfa debe velar, bajo cualquier circunstancia, porque su manada esté unida.

3.- Cuando te enfrentes a algún desacuerdo, piensa con la cabeza fría, no te dejes guiar por los impulsos; recuerda que cuando uno está molesto dice cosas que después pueden provocar arrepentimiento.

4.- Se empático, ponte en sus zapatos. Esto no quiere decir que “agaches la cabeza y asumas”. Piensa qué podría motivar sus comportamientos, reacciones o críticas; ten en cuenta que ellos pueden tener una visión muy diferente (por edad o contexto de educación) a la que tú tienes.

5.- “A la fuerza, ni los zapatos entran”. Ten en cuenta que hay relaciones que no serán, si ese el caso, mantente a raya. Son parte de tu nueva familia y no necesariamente tiene que haber lazos de amistad para que haya cordialidad y respeto.

6.- Marca límites en todos los aspectos. Ya sea en acciones o incluso si vives con ellos, establece territorios y haz que se respeten, previo a acuerdos con tu pareja. Por ejemplo: en horarios, actividades recreativas, uso de espacios comunes y hasta en la crianza de los alfitas.

7.- Si consideras que es demasiado tarde para “rescatar” o “construir” una buena relación, debes saber hasta cuándo es bueno soportar las situaciones incomodas. Si los problemas ya escalaron a agresiones físicas y verbales, considera apartarte junto con tu manada a otro espacio donde estén solos, pero respetando que tu pareja mantenga el vínculo con sus padres.

8.- No tomes las cosas de forma personal. Si recibes críticas por parte de tus suegros, analiza que quizá tengan razón y es algo que observan que debas cambiar.

9.- No busques aprobación de ellos. Con el tiempo no necesitaras dar explicaciones del porqué de tus acciones o decisiones. En dado caso, busca la de tu pareja, quien te podrá guiar y retroalimentar sobre lo que haces. 

10.- Comunicación, mucha comunicación. Haz equipo con tu mujer, se sincero y busquen momentos para hablar sobre lo que no les gusta del tema o no están de acuerdo. En muchas ocasiones la comunicación entre tu mujer y sus padres es más directa y puede ayudarte como intermediaria sobre ciertos temas.

FUENTES: INEGI / CENTRO VALENCIANO DE PSICOLOGÍA LÓPEZ DE FEZ / YVONNE K. FULLBRIGTH.

Alfas, Alfitas

5 maneras de enseñar a tu Alfita a prevenir posibles abusos.

Seguramente en este clan hay muchos Alfas que han tenido esta preocupación.

Con el crecimiento, nuestros retoños pueden estar más expuestos a convivir con otras personas que no son los de su propia manada (papá, mamá y hermanos), ya sea porque se quedan al cuidado de personas externas a la familia o porque tienen que pasar más tiempo en otras actividades como la escuela, cursos, talleres o cualquier otra circunstancia en la que no podemos estar presentes.

Sabemos que afuera de nuestra cueva hay depredadores que pueden significar una amenaza para los alfitas; gente que puede llegar a realizar tocamientos indebidos o incluso abusar sexualmente de ellos.

Sin embargo, nosotros como padres podemos cimentar desde casa algunos hábitos y enseñanzas que le serán de mucha ayuda para prever cualquier escenario como los que antes planteamos, pero sobre todo para que los alfitas aprendan a cuidar y respetar las partes íntimas de su cuerpo, así como para que no normalicen conductas que los pueden poner en peligro.

Expertos de healtychildren.org y otros Alfas del clan recomiendan que los siguientes puntos se practiquen con alfitas desde los 2 años en adelante:

1.- No los obligues a dar besos o abrazos. Si tu alfita en algún momento no quiere saludar de esta manera a algún familiar o conocido, no lo fuerces. No es que sea “mal educado”. Respeta su decisión y recuerda que, muchas ocasiones, las agresiones sexuales provienen de miembros de la familia y personas cercanas. Basta con que salude de lejos con un “hola”.

2.- Enséñale su derecho a la intimidad. Desde saber identificar sus genitales y nombrarlos por su nombre, hasta no permitir que nadie toque sus partes íntimas, existen otras acciones sencillas que ayudan a que entiendan que tienen derecho a tener intimidad y pudor. Por ejemplo, no le cambies la ropa o pañal frente a más personas, aunque sean la abuela o los tíos.

3.- El semáforo corporal. Como si fuera un juego, practica con tu alfita qué partes son una zona verde o roja, entendiendo que las verdes son partes públicas y las rojas partes privadas, respectivamente. Enfatiza con ellos que no solo es un peligro que alguien los toque, los rozamientos y miradas lascivas también son una señal de alarma.

4.- Aprovecha los momentos. Alfa, no desperdicies las oportunidades para hablar con ellos de estos temas. Por ejemplo, platica con ellos en la hora del baño, al llevarlos a la cama o cuando estén por enfrentarse a situaciones nuevas, como un nuevo ciclo escolar o la salida a una excursión.

5.- Abusado con lo que ven en la TV, Internet o en casa. Recuerda que los alfitas son como esponjitas y tienden a imitar lo que ven tanto en la televisión, en internet o hasta en casa. Explícales que muchos comportamientos de adultos se pueden hacer hasta cierta edad y en lugares adecuados.

También sé muy cuidadoso en cómo tú muestras afecto a su mamá. Lo recomendable es que mejor vean muestras de cariño respetuosas, tiernas y amorosas; deja las “nalgadas picaronas” para un momento en el que los alfitas no estén.

De esta manera ellos cuidarán su cuerpo y no normalizarán comportamientos que tengan una connotación sexual; genera confianza con ellos por si en algún momento se enfrentan a una situación incómoda.

Por último: escucha e intenta comprender todo lo que dicen, a veces ellos, de una forma quizá escondida o entrelíneas, pueden informarte sobre situaciones de las que hay que estar muy pendientes.

Nacimiento alfita
Alfitas, Clan, Embarazo

Tips para que no te agarren las prisas el día de nacimiento de tu Alfita

El día del nacimiento de tu alfita es una de esas fechas que jamás se olvidan. Por ello es importante que previo a que llegue “el gran día” tengas la mayoría de situaciones planeadas, porque recuerda que “Alfa prevenido vale por dos”.

Estos consejos están pensados en Alfas que tienen carro, para los que tienen planeado tomar un taxi por aplicación o bien si le van a pedir a un amigo o familiar que les tiren paro de llevarlos al hospital.

Toma nota Alfa:

1.-Revisa con al menos una semana de anticipación los niveles de aceite, agua, anticongelante de tu auto.

2.-Asegúrate de tener una llanta de refacción lista en caso de ser necesaria, así como su respectivo gato y llave de cruz para poder cambiarla.

3.- Carga gasolina con días de anticipación y mantén el tanque con el combustible suficiente para que puedas llegar y no pierdas tiempo pasando a la gas.

4.- Mantén tu teléfono con suficiente pila (puedes conseguir un banco de carga portátil) y con crédito (te será de mucha utilidad en caso de alguna emergencia).

5.- Conoce la ruta que debes tomar para llegar al hospital; Alfas del clan han compartido qué previo al nacimiento de su criatura se dieron el tiempo para estudiar el camino que debían tomar. Eso te puede servir para tener un plan B en caso de que ese día haya algún tipo de bloqueo.

6.- Ten guardada en tu teléfono información básica, tanto tuya como de tu pareja. En el hospital te podrían pedir datos que no siempre son fáciles de memorizar, como son: el Número de Seguridad Social o direcciones de centros de trabajo.

7.- Ya que estamos en eso: prepárate un folder con copias de documentos como comprobantes de domicilio, identificaciones, CURPs, actas de nacimiento o papeles que les haya dado el seguro, en caso de atenderse en una institución de salud pública. Si puedes, saca unas dos copias de esos documentos y tenlas ala mano.

8.- Quizá está de más, pero, lleva dinero para cualquier eventualidad (no te olvides del cambio).

9.- Ayúdale a mamá a no pensar en cosas de las que te puedes ocupar tú: tengan preparada la maleta que se llevarán al hospital y asegúrate que no se les olvide nada (ropa de mamá, del alfita y documentos).

10.- Si estás de camino al hospital, encuentras tráfico y mamá está con contracciones, puedes sacar un pañuelo blanco y con éste ir ondeándolo; si tú vas manejando puedes hacerlo desde tu ventana e igual puedes ir tocando el claxon, esto avisa a los otros conductores que estás en una emergencia.

Si no puedes hacerlo, atora unas mantas blancas en los vidrios de las puertas traseras o delanteras para que con el viento se vayan ondeando.

Por lo regular si algún policía nota que llevas prisa por labores de parto, ellos mismos pueden ayudar a abrirte paso o incluso permitirte que tomes algún carril confinado. Pero recuerda: maneja con mucha precaución.

Sabemos que no siempre todos los Alfas tenemos la oportunidad de estar en ese día tan emocionante, ya sea por trabajo o por cualquier otra situación; sin embargo, más de uno de estos tips podrían ser útiles.

 

Red flags para identificar la depresión
Alfas, Bienestar

5 “Red Flags” para identificar la depresión

 

¡Compadres! Como Alfas estamos de acuerdo que queremos lo mejor para nuestros Alfitas: proveerles educación, seguridad, comida, un techo y sobre todo mucho amor.

Sin embargo, muchos de nosotros sabemos que en ocasiones hay días grises.

A veces nos sentimos bajoneados y, hasta cierto punto, está bien pasar por esos “terrenos”; sin embargo, si esta situación es constante tenemos que estar muy alertas pues podrían ser “red flags de padecer depresión, misma que lejos de repercutir en nuestros retoños (que sí puede suceder), afecta nuestra salud.

Recuerden que, si uno como Alfa está bien en todos los aspectos, nuestra familia y la gente que amamos también podrán desarrollarse de la mejor manera.

¿Pero a ver, cómo podemos identificar la depresión?

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos es normal que muchos Alfas experimenten por algunos días sentimientos de tristeza, irritabilidad o que manifiesten problemas para conciliar el sueño; sin embargo, si estos prevalecen por más de dos semanas, se podría tratar de un trastorno depresivo mayor o grave.

Para muchos de los Alfas del clan el tema de la depresión aún puede ser una circunstancia minúscula e insignificante, pero justo por eso se vuelve un problema, porque muchas veces no tenemos la disposición de hablar de ello y asumimos que es algo que a uno como “Alfa pelo en pecho, lomo plateado” no debería sucedernos.

Reconocer que tenemos algunos síntomas de depresión podría mostrar signos de debilidad y no quisiéramos dar esa imagen a nuestra manada.

Los Alfas con depresión pueden tener estas características:

  • Ocultan sus emociones
  • Pueden parecer enojados, irritables o agresivos
  • Se sienten muy cansados
  • Pierden el interés en el trabajo, la familia o en sus pasatiempos
  • Pueden tener más dificultad para dormir
  • Recurren al alcohol o drogas
  • Tienen problemas con la libido y el deseo sexual
  • Comen demasiado
  • Se sienten “al borde del abismo”
  • Utilizan un lenguaje fatalista o pesimista, e incluso piensan en el suicidio

Esas son algunas, sin embargo, a veces los síntomas se pueden disfrazar de problemas de salud física, como:

  • Un latido cardíaco acelerado
  • Presión en el pecho
  • Dolor de cabeza
  • Problemas digestivos

Es importante que sepas que no se tienen que presentar todos esos síntomas para poder identificar un posible cuadro de depresión; pueden ser solo algunos y deben permanecer de manera constante varias semanas.

Si ese es tu caso, busca a un profesional de la salud mental para una evaluación.

En México existe un teléfono que puede ayudarnos ante este tipo de situaciones o emergencias, es el “Número de la vida” y puedes llamar al teléfono 800 911 2000.

Seguir leyendo