Si bien parece que usar un taladro no tiene ciencia, es importante que conozcas los trucos para dominar esta herramienta como todo un Alfa. 

1.- Usa las medidas de seguridad compa

Yo sé que en esta comunidad nos sentimos invencibles, pero es importante que siempre nos cuidemos. 

Al momento de usar el taladro es importante usar lentes de seguridad y guantes. Y es importante que cuando uses el taladro y éste esté conectado, asegúrate de haber trabado el botón de seguridad para prevenir que se encienda, en caso de presionar el gatillo por accidente. 

2.- Elige la broca adecuada para la misión

Recuerda que el tipo de broca que necesitas depende del material en el que vayas a trabajar. 

Estos pueden ser: concreto, madera, metal, plástico, etc. También debes seleccionar la medida de la broca para que se ajuste a la profundidad y diámetro que necesitas. 

Una vez elegida la broca, colócala en el cabezal y ajústala con el mandril (o broquero). Dependiendo el tipo de taladro que tengas, será necesario ajustar el broquero enroscándolo con la mano hasta lograr que la broca o punta esté asegurada, o en su defecto, apretarás la broca con la llave para mandril; en el caso de los taladros eléctricos.

3.- Usa las funciones correctas para cada material y trabajo mi hermano

La mayoría de los taladros tienen distintos modos de trabajo. Aquí los más comunes para que sepas de qué lado masca la iguana:

  • Percusión. También conocido como rotomartillo, esta función consiste en que el cabezal del taladro realiza un movimiento mecánico hacia adelante y hacia atrás. Al tiempo que gira. Ideal para paredes de concreto, ladrillo o mampostería.
  • Taladro. En esta función, el taladro está fijo y no realiza movimientos, lo que ayuda en materiales como el metal, madera o azulejo.
  • Atornillado. Es una función que no requiere mucha fuerza y que te ayudará a ahorrar tiempo cuando estés dando los toques finales al trabajo. 

4.- Mantén el control sobre la torsión y la velocidad

La mayoría de modelos de taladros y rotomartillos de batería tienen el ajuste de torsión o torque. Esto te ayudará a controlar la fuerza que se aplica al giro, lo que te permite usarlo con más seguridad sin el riesgo de dañar tornillos, materiales; o al contrario, te ayuda a taladrar con más fuerza.

Disminuir la fuerza de torsión te ayudará a perforar mejor materiales como el plástico, yeso o lámina sin dañarlos y de manera más cómoda. 

Se aplica mayor fuerza de torsión o torque cuando perforas sobre concreto o mampostería, y la torsión será inversamente proporcional a la velocidad.

5.- Límpialo cuando acabes de usarlo

Ten a la mano una brocha o cepillo con cerdas suaves para quitar los residuos que le hayan quedado al taladro.