La primera menstruación se presenta usualmente entre los 10 y los 14 años. Aunque no se puede saber con exactitud en que momento sucederá, suele comenzar aproximadamente dos años después de que empieza el desarrollo mamario. 

La menstruación suele durar entre 3-7 días, en ciclos de 28 días. Durante los dos primeros años es normal presentar ciclos irregulares, además que no tengan cólicos. 

Se debe tener una vida con total normalidad sin limitaciones mientras dura su período.

Hay que recalcar la importancia de una adecuada higiene durante esos días. En lo posible, se debe enseñar a utilizar los tampones o toallas femeninas. (Se debe usar lo que la chica sienta más cómodo). Conviene llevar una toalla sanitaria o tampón en la mochila a la escuela cuando se sospeche que su período esté por llegar. 

A partir de este momento, es recomendable que la adolescente lleve un calendario para documentar las fechas de su período, así como la intensidad, duración, y presencia de dolor; de esta forma se podrán conocer las variaciones del ciclo y sus posibles alteraciones.

¿ Cómo hablar sobre del tema? 

A medida que se acerca la pubertad, es decir, entre los 8-9 años, es necesario que se le explique a las niñas la importancia de su proceso de maduración, incluyendo la menstruación, así como su significado y sobre todo, recalcar que es una situación normal. 

No trates de hacerlo en una sola plática. Es mejor tener una serie de conversaciones sobre el tema. Si tu hija pregunta sobre la menstruación, es importante que respondas clara y abiertamente. Si tu hija no hace preguntas, debes ser tú quien comience a hablar sobre la menstruación

Se debe evitar transmitir aspectos negativos sobre la menstruación, prejuicios o mitos, ya que estos no tienen ninguna justificación.

Recuerda, los cambios asociados con la pubertad pueden dar un poco de miedo. Tranquiliza a tu hija asegurándole que es normal tener estas dudas, pero que no hay nada de qué preocuparse, y que estás dispuesto a contestar cualquier pregunta que tenga.