¿Por qué mi hijo se lleva todo a la boca?

¿Sabías que todos los bebés pasan por esa fase necesaria para su desarrollo?, siendo así los papás no deberíamos de impedirla porque al fin y al cabo el pequeño está descubriendo nuevas sensaciones y aprendizajes. 

Eso sí, es importante monitorear el comportamiento del bebé para que no se lleve objetos peligrosos a la boca.

La boca de tu bebé tiene más terminaciones nerviosas por milímetro cuadrado que cualquier otra parte de su cuerpo, por eso, si realmente quiere saber cómo sabe o se siente algo, se lo lleva a la boca. Si no quieres que se meta algo en la boca, no lo dejes al alcance de tu hijo. 

Cuando el pequeño se mete algo en la boca, lo muerde con las encías, lo chupa y lo juega con la lengua. Esta es su forma hacer un reconocimiento del objeto. 

Al mismo tiempo, el chupón, biberón o pecho de la mamá lo tranquiliza. El entorno del bebé, desde su nacimiento, debe ser seguro, sin objetos o cosas con lo que él pueda hacerse daño y atragantarse.

La investigación oral del bebé no sólo se da de forma natural sino que es parte también de la exploración y la experimentación del mundo. 

Además tenemos que considerar que el llevar cosas a la boca en esa fase se debe también a la salida de los dientes. El bebé se muestra irritable, molesto, y el chupar y morder cosas, le alivia el estrés y la tensión provocados por el dolor.

Otro motivo para no prohibirles a los pequeños esta práctica es de orden inmunológico. Este hábito infantil fortalece este sistema dado que el niño adquiere defensas contra posibles contagios. Es importante aclarar que se deben limpiar regularmente todos los juguetes.

Recomendaciones para la fase oral del bebé:

  • Juguetes indicados para su edad. Así evitas atragantamientos con piezas pequeñas.
  • Peluches con botones seguros. Asegúrate de que sus muñecos no pierdan el relleno. También controla que los botones de juguetes y ropa estén bien sujetos.
  • Cuida el tamaño. Permite a tu hijo introducir en su boca objetos que sean más grandes que un tubo de papel higiénico.
  • Un reemplazo. En caso de que el nene tome un objeto inapropiado, brinda una alternativa igual de atractiva.
  • Esfuérzate por dar al niño elementos con diferentes texturas. Suaves, rugosas o lisas. Ello favorecerá enormemente la etapa de la alimentación.
  • Mantén lejos los productos tóxicos y venenosos. Deja estos materiales fuera del alcance de sus manos siempre. El mismo consejo corre para objetos punzantes.

Miguel Rebolledo